Deprecated: strpos(): Non-string needles will be interpreted as strings in the future. Use an explicit chr() call to preserve the current behavior in /home/c1000119/public_html/portal/libraries/src/Filesystem/Folder.php on line 259

Deprecated: strpos(): Non-string needles will be interpreted as strings in the future. Use an explicit chr() call to preserve the current behavior in /home/c1000119/public_html/portal/libraries/src/Filesystem/Folder.php on line 259
Javier Cantero
Menu

Twitter minuto a minuto

A+ A A-
Javier Cantero

Javier Cantero (9)

#Cantero: "El ex juez Oyarbide quiso meterse en #Independiente".

23 de abril de 2018 01:02

A casi cuatro años de su renuncia tras una gestión al frente de Independiente que quedará en la historia negra del club, Javier Cantero saca a la luz nuevas intimidades de un paso que incluyó una mediática lucha contra la barrabrava y el primer descenso del “Rojo” a la B Nacional. En medio del escándalo por los abusos a menores de las inferiores cuenta detalles de sus encuentros con el ex juez Norberto Oyarbide.

Oyarbide, no sé por qué, estaba interesado en los equipos de fútbol. Tenía un allegado hincha de Independiente, me invitó al Bice y almorzamos. Me dijo que quería ayudar, que pensó asesorarme legalmente porque Independiente tenía muchos problemas legales”, arrancó Cantero en declaraciones radiales.

Cantero prosiguió involucrando al actual presidente en la denuncia contra Oyarbide: “Para demostrarme poder llamó a Hugo Moyano y a Luis Barrionuevo. Al gastronómico me lo pasó por teléfono como demostrándome que podía hablar con cualquiera”.

El ex presidente del “Diablo, actual consultor, concluyó con lo que para él eran las verdaderas intenciones del ex magistrado. Meterse de lleno en el club.

“Tuvimos varias reuniones y en un momento dado nos dice que había hecho un curso de oratoria y podía levantarle el ánimo a los chicos. Un día me mandó a su secretaria a decirme que yo había desperdiciado ese almuerzo porque no le había facilitado el acceso al club”, aseguró denunciando un presunto apriete del ex juez. “Me dijo que me iban a llamar a indagatoria por una supuesta triangulación. Yo le dije que me llame porque no hay nada ilegal y que si me citaban cuando salía de declarar convocaba a conferencia de prensa y contaba todo lo que me hicieron”.

Cantero fue presidente de Independiente entre diciembre de 2011 y junio de 2014 cuando renunció. El club estaba fundido y en la mitad de su gestión, el 15 de junio de 2013, el primer equipo de fútbol descendió. Tras penar durante un año en la B Nacional, ascendieron tras derrotar en el desempate del tercer puesto a Huracán. Para ese entonces ya estaban Hugo y Pablo Moyano con las riendas de la entidad.

"MINUTO 1"

*

Leer más...

Javier Cantero: La vida tras el descenso.

Publicada por Gol de vestuario
Javier Cantero: la vida tras el descenso y por qué ya no es el mismo
El expresidente de Independiente opina sobre la AFA, los engaños del sistema y le habla, sin precedentes, a los hinchas del Rojo. Además, analiza las escuchas de Angelici, el mandato de Moyano y cuenta cómo era Grondona en la intimidad.
“Disculpame, pero no. Hoy estoy muy alejado de lo que ocurre en AFA y de Independiente no opino porque le deseo lo mejor y no me gusta hacer lo que me hicieron a mí”. La realización de la entrevista pintaba, por lo menos, complicada. Luego del descenso de Independiente en 2013, Javier Cantero siempre fue una palabra muy buscada por los medios. Su presidencia generó muchos adeptos al principio, pero luego caminó solo por el desierto sin siquiera una botella de agua. Tras insistir por varias semanas, Javier aceptó. “Los espero en mi oficina a las 12”.

Llegamos a su empresa y rápidamente fuimos recibidos. “Esperen que bajo un poco la radio”, dijo. “¿Qué escucha, Javier?”, le preguntamos. “No sé, pasan música solamente. Música de viejos”, tiró. En esas horas se definía si el fútbol argentino se jugaba o no, si levantaba el paro de los futbolistas argentinos. Él, lejos de interesarse y preocuparse, aunque hoy sea un hincha más de Independiente. Dispuesto y distendido. Se lo notaba relajado, sin esa histeria que lo acechaba mientras era dirigente de fútbol.

-¿Cómo estás hoy, Javier?
Bien, más tranquilo. Dedicado a mi familia, al trabajo. Hoy en día estoy un poco alejado del fútbol.
-¿Por qué creés que la AFA, desde que falleció Grondona, no es la misma?
Porque caía el poder en las manos de una sola persona. Había respeto y temor por esa persona, por las consecuencias que podían tener, no solamente los dirigentes, sino también los clubes a los cuales representaban. El poder lo mantenía él con su pulso firme, a pesar de la edad que tenía. Él me decía que el único momento que tenía de tranquilidad era cuando viajaba a Suiza en primera en el avión y no le llegaban llamadas telefónicas. Todos los dirigentes lo llamaban a él por el más mínimo detalle: quiénes iban a ser los árbitros sorteados la próxima semana, si le podían dar un anticipo o un cheque, si la fecha del próximo partido podía ser un poco antes o un poco después. No había un sistema colegiado en la AFA de funcionarios que llevaran adelante eso. Había que hablar con Grondona. Cuando estaba con él, le sonaba permanentemente el teléfono.
-¿Te viste en la obligación como presidente de Independiente de recurrir a él?
Todas las semanas.
-¿Le llegaste a pedir árbitros?
Pero claro. Por ejemplo, nosotros tuvimos un problema cuando estábamos jugando momentos muy cruciales en el club con Pitana en un partido con River, donde no nos cobró un penal muy claro. Yo le pedí que no me lo volviera a poner porque la gente se iba a predisponer mal.
-¿Las escuchas de Angelici no te sorprendieron entonces?
Escuché su conferencia de prensa y lo que decía me parecía razonable. Dijo que lo que hizo fue para favorecer a Boca. Lo que trataba de hacer yo era para favorecer a mi club también. Desde ese punto de vista, no tengo nada que decir de Angelici.
-Lo que queda un poco impune es el accionar que tuvo en ese momento Mitjans…
Lo de Mitjans quedó muy mal. No sólo le daba la satisfacción al presidente de Boca, sino que le armaba un poco la estrategia para solucionarlo. Y más que Mitjans viene puesto por Boca.
-Sabiendo que el momento deportivo de Independiente era complicado, ¿en algún momento te tocó que te llamaran y te dijeran “Javier, si Independiente tiene determinado accionar con un árbitro, se van a ver beneficiados?”
Por supuesto que sí. Los hinchas me decían eso.
-Más allá de los hinchas, ¿árbitros y dirigentes?
No. Los hinchas sí. Me decían que tenía que ir a la AFA a arreglar a los árbitros, que tenía que tener más peso en la AFA. Es decir, usaban como eufemismo como tener peso en la AFA para decir: “hacé cosas ilegales”. En AFA había 50 mil versiones, pero yo concretamente no lo viví. Fuimos beneficiados en algunos arbitrajes y en otros perjudicados.
-Hay una frase en tu libro que dice que “el problema no es una persona, el problema es el sistema”. ¿Por qué?
Porque en realidad es así. Cuando las personas se van dando cuenta de que es difícil pelear contra el sistema, se tienen que ir adecuando y pasan a formar parte. Yo no me adecué a algunas. No le pagaba a la barrabrava, me peleé con la policía. Fui y conté a los policías. Me dijeron que iba a haber 1.100 y había trescientos y pico. Cuando terminó el partido fui y les pedí que me devolvieran la plata. En la siguiente asamblea la pasé muy mal. La policía no entró.
Cantero quiso cambiar algo que estaba establecido. Las mañas del sistema. Lo perverso y aceptado, visto como normal en el fútbol argentino, donde el que no es ventajero es un gil. Y él dice que lo pagó, es más, Grondona le advirtió.
 “Un día fuimos a jugar a Mendoza y puse escribanos en la puerta del estadio. Había visitantes y un porcentaje nos correspondía a nosotros. Conté con los escribanos públicos la cantidad de gente que entró y había mucho más que nos decía el equipo local. Entonces les exigí que me lo reconociera de acuerdo a las actas de mis escribanos. En la semana siguiente me llamó Grondona y me dijo: “No. El sistema no es así. Vos no digas nada, sabés que te pasaron. Cuando ellos vengan a Avellaneda, vos le hacés lo mismo”. Es un sistema donde se engañan todos.
-Dentro de tu dirigencia hubo dos barras en la cancha de Independiente. Estaba la de Bebote y la de Loquillo. ¿Por qué? ¿Cómo pasó?
No sé qué habrá pasado en la intimidad de ellos, algunas referencias tengo. Pero obviamente que no había dos barras porque había plata. Lo que pasó fue que cuando yo me enfrento con Bebote Álvarez, él se tiene que ir del país y dejó a alguien a cargo en reemplazo de él. Cuando vuelve, quiso volver a quedarse con la barra y el otro le dijó: “no, pará, ahora estoy yo”. Un día entraron a mi oficina 27 tipos, entre ellos Bebote y Loquillo, y les apliqué derecho de admisión para que no entren más a un estadio. El problema de la barra nunca fue el bombo y la bandera, eso me encantaba. Es más, un día les compré banderas y tirantes, y los periodistas me mataron por eso. Con respecto al tema de la fiesta y todo eso, a mi me parecía fenómeno. Ese es el verdadero folklore del fútbol, no el “vamos a matar un bostero” o “te vamos a coger”. Eso me parece una estupidez de la sociedad que va mucho más allá del fútbol.
El fútbol argentino vive una crisis casi sin precedentes: durante el paro de futbolistas, algunos dirigentes se animaron a declarar que si no querían jugar, lo harían los juveniles. Presiones y amenazas para, al fin y al cabo, trabajadores. El fútbol es de los jugadores y de la gente, lamentablemente manejado por empresarios con corbata y sin sensibilidades. Cantero, sin embargo, le escapa a una frase muy utilizada en el medio.
“Lo que se dice en el fútbol argentino es que lo más sano es el jugador. Los representantes la mayoría son ex jugadores, los directores técnicos lo mismo, algunos dirigentes también. Los jugadores de fútbol no son lo más sano que hay en el fútbol, vamos a dejar esto en claro. Tampoco digo que sean una porquería. Los jugadores tienen mucho miedo, son muy desconfiados de los dirigentes”.
-¿Te sorprendió el paro de los jugadores?
Me parece bien que quieran cobrar si tienen deudas, eso es razonable. Es lógico, los jugadores son los protagonistas. Ellos firmaron contratos y tienen derecho a reclamar para cobrar.
-Cuando eras dirigente, siempre decías que estabas a favor de la equidad del reparto del dinero. ¿Por qué?
Porque es un deporte y se lo está vendiendo como un espectáculo. Como en el caso de España, el peor ejemplo de todos. Me parece horrible. Es como ver una pelea de un peso pesado contra un peso mosca. Es aburridísimo. Obviamente va a ganar quien tiene que ganar y si el peso mosca le aguanta tres rounds, ya hay que darle un premio. No me parece un deporte. Ya hay una brecha por la convocatoria. No agrandemos eso porque nos va a pasar como en España y van a salir campeones siempre los mismos.
-Tengo que asumir que estás en contra de las sociedades anónimas…
Totalmente en contra. En el automovilismo pasa que la gente es hincha de marcas. A mi no me gusta eso. No me gustaría hinchar por tal gaseosa, o por tal cerveza o por una empresa de computadoras. Pasaría lo que pasó en todo el mundo: hay empresas que funcionan bien con equipos de fútbol y muchas otras se han fundido. Perdería esa cosa de representativdad que tiene el equipo de fútbol con uno. Yo tengo 60 años, pero, cuando tenía 15, los clubes del Ascenso eran los que representaban el barrio, tus amigos, el colegio. Era una representatividad mucho más auténtica.
 -¿Vos pensabas que manejar a Independiente era como manejar una empresa?
No, siempre tuve claro que no. Sí con el tema de los ingresos y egresos. Nosotros no teníamos que brindar ganancias económicas sino satisfacciones a los hinchas. Ese era el desafío, pero me tocó en un pésimo momento. Teníamos ya cobrada la plata de la AFA y de las publicidades por adelantado, muchas deudas en dólares con bancos, el promedio bajo, el problema de la violencia en la tribuna, que era un desastre…No nos fue bien, fue muy difícil.
 Antes de dejar Independiente, Cantero quedó solo. Renunciaron 16 dirigentes de la Comisión Directiva en medio de amenazas, malos resultados y el peor momento de la historia del club. Por primera vez, transitaba la B Nacional. Presión mediática: descender era igual a morir lentamente.
“Huevos tuvieron todos. Primero, enfrentar a Cacho Álvarez y Moyano en una elección. Después tener que bancarse la que nos bancamos con la barra. Luego el descenso. Todos tienen familia, yo también. Mi mujer me decía que lo deje. Yo no lo hice porque tenía una responsabilidad. Otros muchachos no aguantaron y yo los entiendo. Ciancio, secretario deportivo de mi gestión, puso dos palos verdes de su bolsillo. Él nunca los reclamó de inmediato. Luego, entraron por la fuerza a su casa disfrazados con un uniforme de OCA y le rompieron la cabeza delante de su familia, preguntándole dónde tenía el dinero del club. Al día de hoy, no quiere ejecutar la deuda porque ama a la institución”.
 -Si Independiente no hubiese descendido, ¿su historia hubiese sido otra en el club?
Hubiera terminado mi mandato y hoy dormiría más tranquilo. Desde que descendimos, obviamente no fui el mismo. Soy otra persona. Fue lo peor que me pasó en la vida. Hubiese terminado mi mandato y sería un hincha más.
-¿Por qué le cuesta tanto ganar a Independiente?
Es como un camión cuando se mete en el barro. Cuanto más acelerás, más se hunde. Nosotros trajimos jugadores que habían ganado muchísimos títulos. Si juntabas los jugadores que habíamos traído tenían 30 campeonatos, y sin embargo nos fue mal. Había una presión muy grande y un poco de miedo. Algunos técnicos me decían que, cuando hacíamos un gol de entrada, los jugadores querían que terminara el partido ya. No disfrutaban los partidos. Y cuando iban perdiendo, ya pensaban que no lo podían empatar y se desanimaban. Contactamos psicólogos de primera línea y los jugadores me dijeron que no los querían más, que era un problema de ellos. Desgraciadamente no pudimos.
-¿Es cierto que nadie quería agarrar Independiente cuando se iba al descenso y que Grondona lo llamó a Brindisi?
No. Cuando ya había arreglado con nosotros, Grondona lo llamó a Brindisi y lo alentó a hacerlo. Milito, en aquel momento no era técnico, y se pensaba que, si nadie agarraba, se iba a hacer cargo él. Por esto que estoy diciendo, quizás se enoja Gabriel. Él quería mucho al club y estaba dispuesto a hacer cualquier cosa para dar una mano. Arreglamos con Miguel, quien era una excelentísima persona, una de las mejores que conocí en el fútbol. Lo mismo me pasó con De Felippe. Creo que tuvo un paso por el club que va a ser recordado porque agarró en un momento muy bravo.
-¿Es verdad que 6 meses antes de irte Moyano te plantea que sigas vos como presidente y él te ayudaba a sanear económicamente al club?
Leer más...

Javier Cantero: "La gente me pedía que "tuviera más peso en la AFA".

El ex presidente de Independiente por la lista Independiente Místico, Javier Cantero, fue entrevistado por Radio Del Plata, en función de las declaraciones del presidente de Boca Angelicci que tomaron conocimiento público por audios que se han filtrado.- Al respecto, Cantero dijo:  "Yo era novato y notaba que la gente me pedía que "tuviera más peso en la AFA", lo que significaba ir allí a pedir árbitros, dinero, o las mal llamadas picardías, como cambiar la fecha de un partido para tener más descanso que el rival.- El otro día me sonreía al ver que Atlético Tucumán ganaba llegando sobre la hora.- Esto se va potenciando, y uno tenía que hablar cada semana con el presidente de AFA o del Tribunal de disciplina.- /"INDEPENDIENTE SIN CENSURA".


Los partidos y horarios no estaban prefijados, sino que había que "muñequear" en la semana algunas cuestiones.- Lo que hace Angelicci es lo que se hacía habitualmente. El mismo Angelicci dice que hace lo que la gente de Boca le pide, y eso lo puedo comprender, porque es así. La gente de Boca quiere que el presidente vaya y logre objetivos, y él como presidente de Boca está haciendo eso, siempre que no se llegue a cuestiones que sean ilegales.- Yo noté que el en algunos casos pide que un árbitro no se equivoque, lo que es lógico.- El quiere decir "Que no se equivoque en contra nuestro porque lo estamos mirando", y creo que si se le dice eso al árbitro puede ponerlo un poco nervioso.-  El tema es la cercanía o lejanía del sistema.- Pasarella era de un club grande, pero se alejó del sistema y tuvo muchos inconvenientes.- Yo hice cosas que no estaban bien vistas, como contar los policías que iban a la cancha y hacerme devolver dinero.- En la siguiente asamblea me llenaron de escupitajos y sillazos y los policías estaban afuera.- En AFA me dijeron que el sistema no era dejar constancia en actas de la poca entrega de entradas, sino hacerles lo mismo a ellos cuando lleguen a Avellaneda.- 

Leer más...

Javier Cantero: "Sabía bien donde me metía, fallaron los resultados".

Javier Cantero estuvo en el programa "La burbuja" por FM Milenium, y fue entrevistado durante una hora de programa. El ex presidente del club, señaló: "Estoy mucho más tranquilo. Ya no tomo pastillas para dormir.- Tengo 60 años, me estoy dedicando a mi familia y a mi trabajo que tanto había descuidado.-


Las barras están más sofisticadas. Se dieron cuenta que podían ser una forma de vida en cuanto a lo económico.- En la asamblea de los sillazos, la policía estaba afuera y no adentro.- Tuvimos falencias, pero si pudimos hacer que los jefes barras no entren, otros con más poder pueden hacerlo.-


No terminé porque el club tenía problemas. Querían que me fuera. Hasta apareció un perro colgado en el entrenamiento.- El aporte mío era tener que dar tranquilidad y lo mejor fue dar un paso al costado.-
Me hago responsable del descenso. Si los resultados eran positivos, el sistema se hubiese podido quebrar.- Un policía me dijo que le podía poner cocaína a Bebote en el auto y así sacármelo dos años de encima.- Cuando me dijo esto el policía, pensé que era una locura. Me levanté y me fui.- Es muy difícil separar a la seguridad de la política.- Me molestó que algunos funcionarios me dijeran que podía generar una avalancha de muertes.- Cuando algunos funcionarios me dijeron eso, le dije a mi Comisión Directiva que estábamos solos.-
Sentí mucha frustración y tristeza al irme del club.- Sabía bien donde me metía, fallaron los resultados.- No fui un auto chocador. No quisimos aceptar tramoyas.- Nos equivocamos en el plan al traer jugadores. A veces que tengan experiencia no alcanza.-
Dije que iba a sacar a los barras. Si la gente me pedía que arregle con ellos renunciaba.- Todos los partidos políticos tienen esa parte de corrupción.- Estuve en la peor posición en la justicia, porque fui acusador.- Tuve una depresión muy grande.- Le tengo más miedo a la policía que a los barras.-
No está más Grondona, el sistema se está resquebrajando y hay disputa de dinero.- Para cambiar un horario había que hablar con Grondona, por seguridad, también, todo con él se hablaba.- Los clubes grandes ya cuentan con ventaja,si se les da más dinero van a ser pesados peleando vs moscas.- Quería traer a Moreno Ocampo.Grondona me dijo que si me quería ir al descenso antes lo haga, porque a Cristina Kirchner no le gustaba.- Aparecio a Lombardi (ex Presidente de Estudiantes) que me apoyó y en la AFA lo mataron.-

Leer más...

"Página 12") DEPORTES › JAVIER CANTERO, PRESIDENTE DE INDEPENDIENTE CUANDO EL CLUB DESCENDIÓ.

“Con sangre, entendí cómo era el sistema”.

El dirigente reconoce que no conocía el ambiente del fútbol, y que por eso se fue acomodando a medida que pasaban los hechos. “Yo estuve en la peor situación de todas, que es ser acusador en la Provincia. Siempre había excusas para no avanzar en las denuncias”, señala.

Por Adrián De Benedictis, "PÁGINA 12".

El colapso que vivió Independiente en 2013, con el primer descenso de su historia, está relacionado directamente con Javier Cantero. A tres años de ese episodio, el presidente del club en ese entonces parece haber recuperado su tranquilidad interior, aunque continúa remarcando que el fracaso quedará impregnado en su piel para siempre.

–Cuando ahora mira todo desde otra posición, ¿el fútbol está peor que cuando usted lo dejó?
–Creo que se trazó una línea con el fallecimiento de Julio Grondona. A partir de ahí, la cuestión fue distinta y se desmoronó todo. Las cosas ahora son más transparentes, porque se nota más lo que está sucediendo. Antes había una veneración hacia él, y lo que se hablaba no se contaba. Y ahora hay discusiones, hay peleas, y eso llega a los periodistas y se sabe un poco más. Era necesario esta transición, si alguien creía que se iba un jefe y volvía otro jefe no entendía cómo era la cuestión. Además, está la particularidad de un Gobierno que también tiene su visión del asunto, entonces hay temas propiamente del fútbol, y otros propiamente del Gobierno, porque acá hay mucho dinero dando vuelta.

–¿Intuía que se podía desencadenar todo este desmanejo?
–Estando Grondona no, porque manejaba todo con una muñeca muy firme. Estaba en todos los detalles. El era el número dos del mundo, como le gustaba decir, y sin embargo, cuando un fin de semana un club del ascenso quería asegurarse un árbitro, lo llamaba a él para ver si le daba una mano. El era el garante de que eso sucediera. Por ejemplo, uno podía pedirle algo a (Miguel) Scime (Director de Formación Arbitral), y le decía que lo iba a consultar con Grondona, en cambio, cuando lo hablaba con él sabía que sí o sí iba a ser así. Todo eso se perdió y es un escudo que no tienen los dirigentes. Por lo que veo, me parece que han empezado algunas alianzas, y es interesante, porque está relacionado con lo económico.

–En el caso de los árbtiros, ¿le impusieron uno alguna vez?
–Los dirigentes tenemos una estadística con los arbitrajes: cómo es de visitante, cómo es de local, cómo fue con el club. Eso se manejaba con él. A mí me dijeron que no aceptara a (Patricio) Loustau, porque era hincha de Racing. Entonces fui a hablar con el padre (Juan Carlos, ex árbitro), y me di cuenta que ambos eran gente de bien, que se podía equivocar como cualquiera pero no por otra cosa. También quise presenciar un sorteo de árbitros, y fui. Al lado mío había una persona que decía las letras que salían del bolillero antes de que las sacaran. Decía ‘B’ y salía, decía ‘C’ y también salía, primero me reí pero cuando acertó la tercera seguida me pareció sospechoso. Ahí me di cuenta cómo eran las cosas. Esa persona no se podía tomar vacaciones durante el campeonato.

–Antes de insertarse, ¿sabía lo que era el ambiente del fútbol?
–No, yo lo conocía del alambrado para afuera. Cuando estuve ahí tuve que aprender a manejarme dentro de un vestuario, negociar premios, discutir con futbolistas, que muchas veces se consideran estrellas. Lidiar con la picardía que tienen ellos para declarar, cuando quieren culpar a un dirigente.

–¿Es tan sucio todo como se percibe desde afuera?

Leer más...

"INDEPENDIENTE SIN CENSURA") Javier Cantero: "Pusimos más de U$S 2.000.000 de nuestros bolsillos".

Javier Cantero reapareció en los medios, defendiendo su gestión, en el marco de una nota absolutamente obsecuente y condescendiente realizada por el ex árbitro Humberto Dellacasa por AM 1490 Radio Gama.- En medio de elogios, muestras de admiración y casi veneración de los periodistas que lo entrevistaron, Cantero, desde una posición de mesianismo, y tras marcar su perfil de creyente y religioso, expuso: "En el fútbol, a uno lo consideran inteligente o vivo cuando comete una tropelía para hacer ganar a su club.- El sistema no estaba preparado para un cambio tan rotundo, era la basurita que había que expulsar, y me expulsaron.- Cuando llegué a Independiente había 50.000 socios, cuando me fuí más de 100.000, y Julio Grondona me decía que a las fiestas van algunos, pero a los velorios todos.- Me llevé muy bien con Héctor Grondona, sabía mucho de fútbol.- Julio Grondona era un hombre que estaba atado a su rol, tenía el sombrero y el anillo de "Todo pasa".- /"INDEPENDIENTE SIN CENSURA".

Leer más...

FUERA DE JUEGO; "Me pidieron que le pusiera cocaína".

Javier Cantero, ex presidente de Independiente, reveló que "un comisario general y un secretario de un juzgado" le recomendaron plantarle droga a Bebote Alvarez para poder terminar su mandato. "Yo no estaba dispuesto a hacer eso", explicó.
        
Cantero habló sobre Bebote./"OLÉ".

Su salida del poder no fue en buenos términos ni de la mejor manera. Más bien, todo lo contrario. La idea de combatir a los violentos, marginar a la barrabrava y ponerle fin a la siempre polémica y consistente presencia del líder, Pablo Alvarez, no tuvo el éxito esperado. Encima, en el aspecto deportivo el equipo no dio pie con bola y terminó descendiendo a la B Nacional. Así, ante la presión de los hinchas y debido a una sucesión de errores dirigenciales, Javier Cantero debió renunciar a la presidencia de Independiente en 2014. Y ahora, a dos años de su dimisión, el ex dirigente del Rojo reveló una de las maniobras que le propusieron en su momento para quitar del camino al jefe de la barra. "A mí me dijeron: 'vamos a sacar a Bebote de la cancha, pero le tenés que poner cocaína en la camioneta para que lo detengamos y le demos dos años, y vos terminás tus dos años tranquilo, sin Bebote", narró.

Y tras ello (en diálogo con alumnos del instituto Tea y Deportea), Cantero se explayó sobre la cuestión ampliando la recomendación que recibió por parte de las autoridades de turno: "Eso sí: además de ponerle cocaína, tenía que poner al nuevo jefe de la barra brava y arreglar con la (comisaría) primera de Avellaneda. Entonces manejaba yo al jefe de la barrabrava".

Consultado sobre quién le sugirió plantarle droga a Alvarez (con quien tuvo varios cruces durante su gestión) para poder culminar su mandato, indicó: "Me lo dijo un comisario general y un secretario de un juzgado. Yo no estaba dispuesto a hacer eso".

Leer más...

Javier Cantero: "No era responsable del descenso, pero no pude evitarlo".

Javier Cantero, ex presidente de Independiente por la agrupación "Independiente Místico", volvió a aparecer públicamente. Lo hizo en el programa de Alejandro Fantino, "Fantino 910"  en Radio La Red, donde se mostró victimizado al hablar de su triste paso por nuestra institución: "Conocés bien el sistema, y anticipaste unos mese antes de que me iba a ir de esto.- Soy abuelo, estoy viviendo con mi familia y tengo mucho trabajo gracias a Dios.- Absolutamente cerré mi etapa de dirigente.- Me invitan a universidades, hablo del sistema del fútbol, como es el fútbol por dentro, y con el tiempo recordás y refrescas cosas que se te iban olvidando.- /"INDEPENDIENTE SIN CENSURA".

No tengo procesamientos, pero sé que hay un tema de impuestos a las ganancias no pagados que tengo que solucionarlo rápido.- No me han citado pero sé que existe una deuda que en parte es del período en que yo estaba.-

En el caso nuestro, siempre me hice responsable absoluto de todos los errores.- No era responsable del descenso, pero era la persona que estaba de presidente en ese momento que sucedió y no pude evitarlo.- Eso fue terrible, lo peor que me ha pasado en la vida después del fallecimiento de mis padres.- Debía hacer todo lo posible dentro de lo lícito para salvarlo. Vinimos con tres campeonatos de promedio bajo y  tuve tres campeonatos para remontarlo y no pude, me tengo que hacer responsable.- Ni siquiera a mis compañeros de CD, porque la última palabra la tenía yo y por eso el responsable soy yo.- El libro es "contra el sistema" porque hay  un sistema del fútbol que hay que seguir, te gusten o no esos parámetos, pero hay cosas que yo no estaba dispuesto a hacer.- Hay límites.- Y eso me trajo muchos problemas, además de problemas de deuda, convocatoria y de promedio bajo, el tema de la barra brava.- Es lo feo que se ve, la parte más putrefacta, pero es sólo uno de los componentes.-

Leer más...
Suscribirse a este canal RSS

Hinchas por el mundo

Flag Contador

"¡INDEPENDIENTE, el Gran Campeón! " PERIODISMO DEPORTIVO.
Página web no oficial dedicada al Club Atlético Independiente de Avellaneda. Realizada por periodistas deportivos, Socios e hinchas de Independiente, al solo efecto de Informar a los 5.000.000 de simpatizantes de la Institución. En cuanto al Material de textos y fotografías de producción propia, permitida la reproducción, rogamos siempre citar nuestra fuente.
PRENSA.