Menu

Twitter minuto a minuto

A+ A A-

Superliga, "CLARÍN") Argentinos le ganó a Independiente, que no sale de su crisis, y alcanzó a Boca en la punta. Destacado

Elías Gómez anotó el único gol en el Libertadores de América en el final. Los hinchas silbaron al equipo de Sebastián Beccacece. Fue expulsado Andrés Roa en una polémica decisión de Nicolás Lamolina.

Damián Batallini domina la pelota ante la mirada de Fabricio Bustos. Argentinos le dio un cachetazo a Independiente y es puntero. (Foto: Télam)

Daniel AvellanedaDANIEL AVELLANEDA
Clarín.com

Los silbidos, repetidos, hirientes. La bronca propagada como una pandemia roja. Los hinchas hartos de tanta desilusión, abandonados a una campaña que parece fin de ciclo para su entrenador. Las imágenes del final son todo un síntoma del momento que atraviesa Independiente. Sin juego sin conexión con su gente, la derrota, la primera del torneo en su estadio, es otro eslabón de esta cadena diabólica que no le permite despegar. El rumbo lo perdió hace rato. Es cierto que afrontó el partido con un hombre menos desde el desenlace del primer tiempo, cuando Nicolás Lamolina echó a Andrés Roa, una decisión inadmisible. Pero nunca pudo inquietar a Argentinos Juniors, el nuevo líder de la Superliga, junto a Boca.
Sí, el conjunto de La Paternal no ofreció demasiada ambición. Pero encontró el gol en el epílogo, cuando aprovechó una pelota detenida mientras Pablo Pérez, ya sin cambios, se reponía de un golpe en los márgenes del campo de juego. Elías Gómez combinó con Nicolás Silva y el lateral vio un hueco entre Martín Campaña y el primer palo. Fue un grosero error del arquero uruguayo y la condena para Independiente.
Cuesta creer que Sebastián Beccacece, que camina al borde de un colapso de nervios en el banco, sea el mismo técnico que pergeñó el sorprendente Defensa y Justicia que peleó el campeonato hasta el último aliento con Racing. Independiente se muestra como un equipo lento, previsible, con muchas dificultades en la elaboración y poca profundidad.
Rompe Gastón Silva por la izquierda, a veces Fabricio Bustos por la derecha, sacude la modorra Nicolás Figal saliendo con la pelota dominada del fondo y todo pasa por Pablo Pérez. Cuando está lúcido, fluye el juego. Pero el volante santafesino no estuvo fino. Y Domingo Blanco está incómodo contra la raya. En este contexto, el Rojo no pateó al arco en la primera parte. Sí, la afirmación es literal. A excepción de un tiro libre de Silva que rechazó Lucas Chaves con sus puños no hubo una jugada clara.
Argentinos llegó al Libertadores de América a bordo de un 4-2-3-1 programado para contraatacar, a la espera de los errores de su ilustre rival. La idea era recuperar y salir rápido con Damián Batallini o Gabriel Hauche. Al menos, en la teoría. Pocas veces sucedió. Y su posibilidad más clara fue un derechazo de Jonathan Sandoval que tapó Campaña. Fue una notable atajada del número uno uruguayo.
Ya se había ido lesionado Lucas Romero, generando la primera manifestación de bronca popular. "Domingo, domingo", gritaron desde las tribunas. Con Nicolás borrado por el entrenador, Pérez se estacionó como volante central, Palacios se corrió a la derecha, Blanco se paró como interno y Cecilio Domínguez, reemplazante del Perro, se volcó a la izquierda. El 4-1-4-1, por momentos 3-4-3, fue tan difuso como el juego de Independiente.
Sin embargo, la expulsión de Roa cambió el mapa del partido. Ni siquiera pareció infracción del colombiano en la disputa de la pelota. En todo caso, era una amarilla. Lamolina valoró mal. Y el Rojo se quedó en llamas, con uno menos.
Sánchez Miño por Palacios fue el cambio de Beccacece para arrancar el complemento. Buscó compensar la baja de Roa y conseguir manejo. No se observó la superioridad numérica porque Independiente tuvo el control de la pelota. Pero se repitió en centros, siempre anticipados por Carlos Quintana, enorme de arriba y abajo, y Miguel Torrén.
Hubo una corrida de Domínguez que definió apurado. Un tiro libre de Blanco que tapó Chaves. Y nada más. Figal empujaba desde el fondo, pero se diluía todo Independiente en 3/4. Y Argentinos esperaba agazapado. Dabove buscó sorpresa por afuera con Nicolás Silva y reforzó el ataque con Bobadilla, otro 9. Hasta que apareció Elías Gómez, resolvió el partido y el Bicho picó en punta. Independiente está angustiado, a la espera de otro partido decisivo ante Lanús, el viernes en la Copa Argentina. Un premio consuelo, una necesidad y urgencia a esta altura del año.

"clarín"

*

volver arriba

Hinchas por el mundo

Flag Contador

"¡INDEPENDIENTE, el Gran Campeón! " PERIODISMO DEPORTIVO.
Página web no oficial dedicada al Club Atlético Independiente de Avellaneda. Realizada por periodistas deportivos, Socios e hinchas de Independiente, al solo efecto de Informar a los 5.000.000 de simpatizantes de la Institución. En cuanto al Material de textos y fotografías de producción propia, permitida la reproducción, rogamos siempre citar nuestra fuente.
PRENSA.